Campo propicio en el que se juegan las pasiones mas arcaicas.

Espacio donde cada uno intenta saldar las deudas afectivas que trae de su historia.

Lugar en el que se repiten las demandas de amor, las competencias, los celos, las rivalidades, generando, a veces en forma de espejo una particular fascinación en la pelea, que se les torna insoportable tanto como inevitable.

Fuente privilegiada de los malos entendidos

Cuando la pareja esta en esa posición no puede escuchar otras voces, los hijos desaparecen de ser centro de atención o son utilizados como botín de guerra, o colocados en situaciones de riesgo y desprotección.

La pareja, como pilar que sostiene la familia debe requerir una especial atención como pasaje necesario en las dificultades vinculares.

La elección sexual no determina los roles y funciones que se juegan en la relación de pareja.

Es por esto que atendemos indistintamente parejas heterosexuales, homosexuales, etc.